¿Qué esperas para padecer bohemia?
 
PortalÍndiceCalendarioMiembrosGrupos de UsuariosFAQBuscarRegistrarseConectarse
Hay elementos que ponen en riesgo el foro, entra aquí para saber cuales son.
2° CONCURSO BH: {Sueños} Bases y más información aquí
Infórmate sobre los Rangos aquí
3° CONCURSO BH: {Relatos de Ayer} Bases y más información aquí
Conectarse
Nombre de Usuario:
Contraseña:
Entrar automáticamente en cada visita: 
:: Recuperar mi contraseña
Temas similares
Últimos temas
» La grasa es el sexto sabor
Dom Abr 03, 2011 9:38 pm por Don. D. ™

» Publican manual para la enseñanza del español a extranjeros
Vie Abr 01, 2011 11:36 am por ≈Ðzur≈

» Pellegrini: "Lo que me mató fue la relación con Florentino Pérez"
Vie Abr 01, 2011 11:25 am por ≈Ðzur≈

» Ayudame a revivir el FORO
Miér Mar 30, 2011 9:13 pm por Don. D. ™

» Reunion de Administración BH {Abril '11}
Mar Mar 29, 2011 10:29 pm por Arya

» Bohemia Hispana en Facebook y Twitter
Mar Mar 29, 2011 7:44 pm por Don. D. ™

» 3° Concurso {Relatos de Ayer}
Sáb Mar 26, 2011 5:11 pm por Arya

» 2°Concurso BH {Sueños}
Sáb Mar 26, 2011 3:32 pm por Arya

» Sobrevivir al año nuevo en el litoral. 10 consejos (Cuidado Mucho chilenismo)
Vie Dic 31, 2010 9:09 pm por ≈Ðzur≈

» ¿Por qué escribir?
Vie Dic 10, 2010 1:40 pm por ≈Ðzur≈

» Himno del Linage 2
Jue Dic 09, 2010 4:49 pm por Arya

» Si tu novi@ te dijera que es bi
Sáb Nov 27, 2010 12:14 am por Arya

» Consejos para la relación en pareja <3
Jue Nov 25, 2010 11:01 pm por Arya

» Trucos para ligar mujeres [+18]
Jue Nov 25, 2010 8:36 pm por Arya

» Trucos para ligar hombres [+18]
Jue Nov 25, 2010 8:33 pm por Arya

» Trucos para alimentar la pasión femenina [+18]
Jue Nov 25, 2010 8:31 pm por Arya

» A las muejeres se les puede enamorar por el paladar xD?, Duda curiosa
Jue Nov 25, 2010 8:31 pm por ≈Ðzur≈

» Trucos para alimentar la pasión del hombre [+18]
Jue Nov 25, 2010 8:28 pm por Arya

» EL KONGOMATO...., el terror de las tribus africanas
Jue Nov 25, 2010 8:25 pm por ≈Ðzur≈

» El Crop Circle de Willton Windmill de 22 de Mayo, desconcierta a todos los científicos del mundo....
Jue Nov 25, 2010 8:20 pm por ≈Ðzur≈

» Otro Dragón en Hogwarts {1/?} [Harry Potter]
Jue Nov 25, 2010 7:17 pm por Arya

» Reglas Zona Rol
Jue Nov 25, 2010 11:21 am por Arya

¿Quién está en línea?

casino Contador encuestas
Otros sitios
 



Comparte | 
 

 Déjà vu: este reportaje ya lo leíste.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
≈Ðzur≈
Administrador
Administrador


Mensajes : 624
Fecha de inscripción : 26/03/2010
Edad : 23
Localización : Chilito pos ô.o
Humor : &quot;Confesamos nuestros defectos pequeños para convencer a la gente de que no tenemos grandes&quot;

MensajeTema: Déjà vu: este reportaje ya lo leíste.   Dom Abr 04, 2010 5:42 pm

¿Quién no ha tenido alguna vez una experiencia de déjà vu? ¿Y quién no se ha sentido fuera de lugar, extraño, desconcertado y hasta trastornado después de ella? El déjà vu es quizá uno de los ejemplos más significativos de que en el laberinto de la mente humana nada es lo que parece...


Déjà vu

Ya leíste este post xD


Cuando era niño y estaba en la escuela primaria solía protagonizar numerosas experiencias de este tipo. Por momentos, tenía la súbita sensación de saber que ya había vivido –o visto– antes una escena concreta. Recuerdo que durante el breve lapso de tiempo que duraba la experiencia esta me parecía no solo extraña, sino, incluso, “inconfesable”. ¿Cómo podía explicar a mi madre o a cualquier otra persona esa extraña sensación que me invadía? Se trataba de algo tan insólito para mí que cada vez que ocurría experimentaba sentimientos encontrados: primero, cierto grado de ansiedad, aunque positiva, derivada de la propia experiencia, y después, cierto temor por la incapacidad para explicarme el fenómeno a mí mismo y mucho menos a otras personas, que –estaba seguro– no podrían comprenderme. Aunque después, durante muchos años, rara vez volví a tener este tipo de experiencia, debo decir que sentí algún alivio cuando, ya adulto, supe que tenía un nombre –déjà vu–, que yo no era el único que la había experimentado y que, además, no era indicio de trastorno alguno.

EXPLICACIONES CIENTÍFICAS:
Del proceso dual a las teorías atencionales


Las teorías científicas propuestas para explicar las experiencias de déjà vu que analizamos detalladamente a lo largo de este reportaje se pueden clasificar en cuatro grupos:

Teorías que afectan al proceso dual: dos procesos cognitivos que están fuera de sintonía durante unos momentos.

Teorías neurológicas: una interrupción en el curso de la transmisión sináptica o nerviosa.

Fallos en la memoria: familiaridad de estímulos no reconocidos.

Teorías atencionales: una percepción desatendida seguida de una atendida.


UNA EXPERIENCIA MUY COMÚN


Después de todo, es la “ilusión de reconocimiento” más común que muchas personas tienen. Lo bastante cercana a una experiencia paranormal, pero tan extendida que difícilmente puede encajar en la definición de “paranormal”. En el último siglo la experiencia de déjà vu ha sido muy poco investigada. En ocasiones se ha examinado a través del método estadístico, mediante encuestas; en otras, se han analizado casos individuales, y ambos tipos de estudios han llegado a conclusiones similares, que son las siguientes: a) cerca del 60% de la población saludable ha tenido al menos una experiencia de déjà vu a lo largo de su vida; b) la recurrencia del fenómeno aumenta con la edad y c) parece estar asociado al estrés y la fatiga. Aunque el déjà vu todavía aparece mencionado en muchos manuales de Psicología como un evento de incierto origen paranormal, la mayor parte de los psicólogos cognitivos actuales no comparte este punto de vista. Las dos interpretaciones principales de índole paranormal que se sugieren para explicarlo son, por una parte, los recuerdos vagos de una vida pasada, lo cual apoya la teoría de la reencarnación, y, por otra, las experiencias premonitorias de corto plazo. La primera, aunque posible, difícilmente puede dar respuesta a aquellas situaciones en las que el sujeto sabe con certeza que ese momento y ese lugar son únicos. En consecuencia, el déjà vu no puede atribuirse a un evento ocurrido en una vida pasada. La segunda, más probable, presenta escasas diferencias con respecto a las auténticas premoniciones, si bien estas vienen por lo general acompañadas de un sentimiento más perturbador, advierten sobre un peligro o una amenaza y no son tan vívidas desde el punto de vista sensorial como el déjà vu. Pero como esta ilusión de reconocimiento afecta a la percepción subjetiva del tiempo, no es extraño que las interpretaciones paranormales se ajusten a algún tipo de experiencia extrasensorial retro o precognitiva, sobre todo porque el individuo no logra reconocer con claridad si el evento pasó, está pasando o pasará. En cualquier caso, a principios de los años ochenta del siglo pasado el psiquiatra sudafricano Vernon Neppe propuso una definición para el fenómeno que sigue vigente hoy en la literatura psicológica contemporánea. Es la siguiente: “Cualquier impresión subjetiva errónea de familiaridad acerca de una experiencia presente, con pasado indefinido”. “En términos generales –aclara Neppe–, una experiencia de déjà vu se caracteriza principalmente por una escena visual, que dura solo unos pocos segundos, a veces asociada al estrés o la ansiedad, pero sin cambios sustanciales en el pensamiento o la emoción. La reacción psicológica es por lo general de sorpresa y las personas pueden experimentar la sensación de que ‘el tiempo corre más despacio’”.



VIAJES Y ESTRÉS

Según recientes estudios, las personas que viajan con frecuencia son más propensas a experimentar déjà vu porque se encuentran en ubicaciones físicas objetivamente nuevas más a menudo que quienes no viajan. Por ejemplo, un estudio de A. H. Chapman e I. W. Mensch mostró que entre quienes viajan mucho el grado de incidencia de las experiencias déjà vu es del 31%, mientras que en el caso de los sujetos que no viajan el porcentaje desciende al 11%. Un ejemplo de esto lo encontramos en el siguiente relato de Victoria T.: “Yo no había estado nunca en Europa. Hace tres años visité a mis abuelos, que viven en Málaga. Recuerdo la emoción que sentí cuando llegué a la ciudad. Fue una sensación muy rara, pero agradable. Caminaba por una pequeña calle serpenteante cuando, de repente, tuve la vívida y clara sensación de que ya había estado allí. La sensación era extraña, pero podía hasta predecir qué iba a encontrar al final de la calle. Anduve unos pasos y vi un auto rojo y un perro caminando frente a mí. De alguna forma supe que el auto y el perro pasarían frente a mis ojos, pero lo supe al mismo tiempo que lo estaba viendo”. Otros casos, explica Mensch, relacionan las experiencias de déjà vu con el estrés físico o psicológico, sugiriendo que lo más habitual es que se produzcan “después de períodos de estrés emocional o bajo un estado de fatiga mental extrema”. Mensch también identifica una serie de situaciones más propensas a que surja el fenómeno, como, por ejemplo, los períodos de depresión psicológica, los soldados que están en batalla y “otro tipo de situaciones emocionalmente estresantes”.



Los soldados que se encuentran en batalla son más propensos a protagonizar expriencias de déjà vu, según un estudio de A.H Chapman e I W Mensch


EN SUEÑOS

Muchas personas relatan experiencias de déjà vu que parecen repetir el sueño que han tenido la noche anterior. De hecho, es posible que los sueños evoquen recuerdos fragmentados que se duplican con posterioridad durante el déjà vu, de modo que parece existir una fuerte relación entre recordar sueños y experimentar este fenómeno. Es el caso de Sergio M., quien explica que a la edad de diez años tuvo un sueño en el que alguien tocaba el timbre de su casa: “Yo corrí, me asomé y vi a un hombre vestido con un traje de rayas. El hombre me preguntó si tenía cigarros y yo le respondí que no. Le indiqué dónde podía comprarlos, en un kiosco que hay cerca de mi casa. Dos días después, una mañana tocaron el timbre de casa y allí estaba el mismo hombre de mi sueño, al que no había visto nunca antes. Estaba vestido con el mismo traje de rayas y me preguntó si tenía cigarros, tal como había sucedido en el sueño”. De ahí que algunos investigadores especulen sobre la posibilidad de que el recuerdo de algunos fragmentos de sueños pueda originar la experiencia de déjà vu, especialmente en los casos en los que esta se produce poco después de despertar.

PROCESO DUAL

Aunque algunas interpretaciones del déjà vu se encuadran dentro de perspectivas paranormales, son las teorías científicas las que han arrojado algo de luz sobre la naturaleza de la experiencia. Una de estas propone que el fenómeno se debe a una interrupción en el proceso dual, que consiste en el desarrollo de dos procesos cognitivos recíprocos pero separados. Según esta hipótesis, el almacenamiento del recuerdo en la memoria se produce mediante las operaciones de recuperación de este (la experiencia de que el evento ha sido vivido) y de familiaridad (su identificación). La recuperación y la familiaridad son funciones cognitivas independientes que funcionan por lo general de manera coordinada. Sin embargo, la recuperación se puede activar en ausencia de familiaridad, lo cual provoca que una experiencia realmente familiar se convierta durante unos momentos en desconocida (jamais vu).En el sentido contrario, también es posible la activación de una respuesta familiar en ausencia de recuperación (déjà vu). Otra interpretación del proceso dual es la propuesta por el filósofo francés Henri Bergson (1859-1941). Según este, la percepción y la memoria son simultáneas: “La memoria –dice Bergson– nunca es posterior a la formación de la percepción; es contemporánea a ella. La percepción se va creando paso a paso, y el recuerdo de esto se proyecta de forma paralela, como una sombra que sigue al cuerpo”.
Los recursos cognitivos de las personas se concentran, por lo general, en la percepción de un acontecimiento progresivo, pero la distracción, la falta de atención o la fatiga pueden hacer que la memoria y la percepción se superpongan durante unos instantes. Bergson ilustraba esto con el ejemplo de dos soldados que marchan apretados en un regimiento: si el primero se detiene de repente, los que van detrás chocarán con él. Del mismo modo, el proceso de almacenamiento de la información en el cerebro, que se crea en el mismo momento en el que es percibido, puede dar lugar a un falso reconocimiento o déjà vu.



TRANSMISIÓN NEURONAL

Otros investigadores han apuntado que la experiencia de déjà vu puede ser la consecuencia de una disfunción neurológica que implica una lesión o un cambio en la velocidad de transmisión sináptica del sistema nervioso central. El padre de la Psiquiatría británica, Henry Maudsley, creía que los sujetos más propensos a protagonizar experiencias de déjà vu tenían también más probabilidades de desarrollar epilepsia debido al hecho de que la estimulación de la amígdala y el hipocampo en pacientes con epilepsia del lóbulo temporal provoca experiencias de déjà vu. Otras hipótesis se alejan, sin embargo, del resbaladizo terreno explorado por Maudsley. Así, hay estudiosos que opinan que el déjà vu puede deberse a una ralentización temporal de la transmisión neuronal del cerebro durante el proceso de percepción. En efecto, en el transcurso de estas experiencias podría producirse un leve aumento del tiempo normal necesario para transmitir el mensaje a causa de una disfunción sináptica. Debido a esta ralentización leve, la rutina de procesamiento del tiempo (en milisegundos) es mal interpretada o “traducida” por el cerebro como una información “vieja”, convirtiéndose así en un déjà vu. Otra versión de esta interpretación implica la existencia de dos vías en lugar de una. En el sistema visual, desde que el ojo recibe una señal hasta que esta llega a los centros corticales superiores del cerebro la información sensorial pasa por varias vías. En la mayoría de los casos se recibe primero en la vía primaria cortical y luego en la secundaria. Pero cuando la breve diferencia de tiempo en el procesamiento de ambas se alarga, la integración de los dos mensajes en una sola percepción se interrumpe y se experimentan como dos mensajes separados. El cerebro interpreta la segunda versión como una experiencia de percepción separada y origina entonces la sensación inadecuada de “antigüedad” al compararla con la primera entrada, que se ha procesado momentos antes.



FUERA DE CONTEXTO

Una experiencia de déjà vu también puede ser provocada por un elemento que es objetivamente familiar pero que no se puede reconocer porque se presenta en una situación nueva y diferente. Así, la familiaridad debida al objeto puede ser malinterpretada por el cerebro como respuesta a un contexto completo, lo que provoca la experiencia de déjà vu. La expresión más clara de esta sensación es:

“Este lugar me recuerda a algo, pero no sé exactamente a qué (o a dónde)”. Veamos un ejemplo. Suponga que usted visita la casa de un amigo por primera vez y que en un rincón del salón tiene un reloj de pie que es idéntico al de la casa de su tía. Mientras usted experimenta una reacción de familiaridad hacia ese elemento, es incapaz de conectar su respuesta al objeto (el reloj) y le atribuye familiaridad al contexto, lo cual provoca un déjà vu. Otro modelo para interpretar la experiencia surge cuando algún aspecto o alguna cualidad de la situación actual provoca una respuesta afectiva que más tarde da lugar a la aparición de un déjà vu. De acuerdo con esta interpretación, el sentimiento extraño que acompaña a un déjà vu no se origina a causa del contraste perturbador entre la familiaridad que tenemos del evento y el fracaso explícito de la memoria por precisar el recuerdo. Por el contrario, el sentimiento es evocado por una asociación emocional condicionada por un estímulo en particular. Todos nosotros podemos identificar un estímulo (ver a una persona, oír un nombre u oler un perfume), lo cual evoca una reacción emocional, agradable o desagradable. Pero cuando esta reacción no se puede conectar a su fuente de origen, la persona identifica de forma incorrecta el estado emocional con un contexto desconocido, lo cual puede derivar en un déjà vu, de modo que la respuesta afectiva implícita (emocional) es reinterpretada inmediatamente de una manera cognitiva (familiaridad). Veamos un ejemplo. Imagine que entra a un hotel en el que nunca ha estado antes y un sofá del rincón del vestíbulo es idéntico al que había en la casa de sus abuelos. Usted experimenta una fuerte reacción emocional (positiva) acerca del hotel sin reconocer de manera consciente que la fuente de su respuesta afectiva es el mueble. Para finalizar, ¿recuerda el ejemplo de la primera visita a la casa de su amigo? Suponga que no es el reloj de pie situado en el rincón de la sala lo que le es familiar, sino que la sensación de familiaridad proviene del hecho de que la habitación tiene una disposición semejante a la de la casa de su tía: un sofá a la derecha, una escalera a la izquierda, un reloj de pie, la pared atrás y una alfombra oriental en el suelo. Ninguno de los elementos de la sala es idéntico al del contexto anterior, pero su disposición general es casi la misma. Cuando la configuración perceptual global del estímulo presente se asemeja a la anterior, esta correspondencia gestáltica puede provocar un déjà vu. Utilizando una lógica similar, todos nosotros, al reconocer una escena o un contexto, lo descomponemos automáticamente en formas de percepción más sencillas, como cubos, triángulos o círculos, un proceso semejante a lo que hacen los pintores cubistas. A veces las escenas y los individuos se pueden descomponer en muchos detalles estructurales y, cuando la percepción se degrada, el armazón general de la experiencia queda “grabado” en el cerebro. El déjà vu no es más que una correspondencia entre el detalle estructural y la experiencia grabada en la memoria.



EL DATO

En una reciente encuesta que he realizado entre 567 estudiantes de Psicología en la Universidad Abierta Interamericana de Buenos Aires (Argentina), el 82% de los sujetos aseguran haber tenido una experiencia de déjà vu. El 65% de ellos ha protagonizado varias veces el fenómeno. A la hora de interpretar esta experiencia, 274 estudiantes (61%) la consideran “dudosa”, en el término medio entre “racional” y “paranormal”, mientras que 129 (29%) la interpretan como un evento “normal y racional”. Solo un 43 (9%) la estima “paranormal”. En términos generales, la mayoría la percibe como una situación emocionalmente “agradable”, sin consecuencias negativas. En un estudio más preciso, también he descubierto que los individuos que experimentan déjà vu son más propensos a protagonizar experiencias alucinatorias y experiencias hipnagógicas en el sueño, y presentan un grado moderado de tendencia a la esquizotipia.

LOS EXPERTOS Sus hipótesis más destacadas


Más Allá ha compilado en este reportaje las teorías de algunos reputados expertos sobre el fenómeno del déjà vu. Estos son algunos de ellos:

JOHN HUGHLINGS-JACKSON: Neurólogo británico que, según algunos autores, utilizó por primera vez el término déjà vu en un texto en lengua inglesa. Otros investigadores atribuyen este “mérito” al filósofo francés Emile Boirac.

VERNON NEPPE: Planteó a mediados de los ochenta del siglo pasado la definición de déjà vu que hoy sigue vigente: “Cualquier impresión subjetiva errónea de familiaridad acerca de una experiencia presente, con pasado indefinido”.

HENRI BERGSON: Propuso una nueva interpretación del proceso dual –la simultaneidad entre los procesos de almacenamiento y percepción de la memoria– que podría explicar algunos episodios de déjà vu.

MARCIA JOHNSON: Impulsora del Modelo de Procesamiento de la Fuente, cree que la cultura y las creencias de los individuos podrían jugar también un papel destacado en la interpretación de algunos casos de déjà vu.

KARL PRIBRAM: Si el cerebro sigue un modelo holográfico, como sostiene este neurofisiólogo austriaco, las posibilidades de experimentar un déjà vu aumentan exponencialmente en cada uno de nosotros.


DÉJÀ VU, PARAMNESIA, PRE-EXISTENCIA...Muchos términos para un mismo fenómeno


Desde principios del siglo XIX y hasta mediados de los años cincuenta del siglo pasado se utilizó una gran variedad de expresiones y frases, en diferentes idiomas, para describir la experiencia de déjà vu. Algunos autores sugieren que el primero que usó este término en un texto en lengua inglesa fue el neurólogo británico John Hughlings-Jackson (1835-1911) en 1888, aunque otros creen que fue el filósofo francés Emile Boirac (1851-1917) en 1876. En cualquier caso, la expresión no se generalizó hasta muchas décadas más tarde. Entre los más de veinte términos empleados en al menos tres idiomas para referirse a esta sensación se encuentran expresiones como paramnesia, ilusión de lo ya visto o sentimiento de pre-existencia, lo cual demuestra el intento de encajar esta experiencia dentro del dominio de la neurología clasificándola como un trastorno, una ilusión o una alucinación de la memoria.



PROBLEMAS DE RECONOCIMIENTO: Jamais vu y otras disfunciones

Hay algunas disfunciones del reconocimiento que están relacionadas con la experiencia de déjà vu. Son las siguientes:

JAMAIS VU: Es la experiencia inversa al déjà vu. En este caso al individuo no le resulta familiar una situación o escena que sí ha presenciado con anterioridad. Así por ejemplo, Matías M. cuenta que, a veces, en el momento de entrar en su propia habitación se siente “como si nunca hubiera estado en ella”. Aunque el
jamais vu es menos común que el déjà vu y es posible que se deba a mecanismos psicológicos diferentes, lo cierto es que en términos fenomenológicos ambas experiencias resultan comparables. Las dos son anomalías del reconocimiento: una porque la sensación de familiaridad es inadecuadamente intensa y la otra porque es inadecuadamente débil.

SÍNDROME O MAL DE CAPGRAS: Esta afección se caracteriza básicamente por que el sujeto cree que alguien cercano (en general, un amigo o un pariente) ha sido reemplazado por un impostor. Este síndrome está mejor estudiado como un delirio de identificación y no se produce en adultos neurológica y psiquiátricamente sanos, sino que está asociado a enfermedades que implican lesiones en el hemisferio cerebral derecho, como la esquizofrenia o la epilepsia.

ARAMNESIA REDUPLICATIVA: Se trata de una alteración de la memoria que provoca que el individuo crea que el lugar en el que se encuentra es una réplica de otro idéntico que existe en dos o más emplazamientos. El episodio típico es el de un paciente que está erróneamente convencido de que el hospital en el que convalece es el mismo en el que había estado antes, pero en una ubicación geográfica diferente. Igual que sucede con
el síndrome de Capgras, esta disfunción del reconocimiento es propia de individuos que padecen cierto tipo de psicopatologías, en general delirios asociados a lesiones que implican al lóbulo frontal.

SÍNDROME DE FRÉGOLI E INTERMETAMORFOSIS: Ambos síndromes se caracterizan por la creencia de que un familiar (en el caso de la intermetamorfosis) o una persona desconocida para el individuo (en el caso del síndrome de Frégoli) ha sido de alguna manera reemplazado por otro pariente o amigo conocido.

_________________


Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
 
Déjà vu: este reportaje ya lo leíste.
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» EN ESTE FIN ES EL COMIENZO
» recien llegado a este mundo
» ¿Que es este sentimiento?
» hay algun anime interesante para este otoño?
» Necesito Lords y damiselas para reportaje en el salón del manga

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Bohemia Hispana :: Sección Cultural :: Ciencia oculta, Ufología y Paranormal-
Cambiar a: